Almacenamiento de cilindros de gas comprimido

Almacenamiento seguro de botellas de gas a presión

Las botellas de gas se incluyen entre los recipientes móviles de gas a presión y se utilizan en numerosos sectores de la industria. Por ejemplo, en trabajos de soldadura en taller, en laboratorios o como refrigerante para instalaciones frigoríficas y congelación. La manipulación de gases conlleva numerosos peligros, y por ello su almacenamiento le planteará muchas más exigencias que en el caso de las sustancias líquidas, pero con los conocimientos necesarios es posible mantener bajo control todos estos riesgos. A continuación compartimos con usted una serie de recomendaciones útiles.


Almacenamiento o en reserva: ¡Preste atención a la diferencia!

Muchas empresas se ven obligadas a almacenar botellas de gas para asegurar un suministro continuo. Se considera almacenamiento cuando los recipientes a presión se guardan como existencias pero,

por contra, se consideran recipientes en reserva aquellos que se encuentran en el lugar de utilización y pueden pasar al uso automática o manualmente, como por ejemplo...

... para conexión rápida al dispositivo de extracción (siempre que sea necesario para continuar los trabajos),
... en puestos de trabajo para uso a mano,
... en rampas o superficies de carga para el transporte rápido,
... en zonas comerciales para exhibir producto.

El responsable de seguridad debe limitar en todo momento la cantidad de sustancias peligrosas disponibles a un mínimo razonable necesario para poder continuar con las operaciones diarias.

Al almacenar recipientes de gas a presión se distingue entre almacenamiento en interiores y almacenamiento al aire libre, habiendo de respetar normas de seguridad generales y también específicas según el lugar de almacenamiento. A continuación explicamos algunos de las recomendaciones más importantes.

Recomendaciones de seguridad de aplicación general

Las botellas de gas pueden suponer un peligro considerable de no estar correctamente almacenadas, por ejemplo si se liberan gases de forma incontrolada debido a daños en el recipiente a presión o una explosión por efecto del calor elevado. En consecuencia, en principio hay que proteger las botellas de gas frente en 5 aspectos:

  1. Proteger las botellas de gas del calentamiento intenso.
  2. No exponer las botellas de gas al fuego.
  3. Proteger las botellas de gas frente a la corrosión.
  4. Evitar todo tipo de daño mecánico.
  5. Prohibir el acceso no autorizado al almacén.

Después cabe considerar algunos requisitos respecto a la ubicación del almacén de botellas de gas. No está recomendado el almacenamiento en escaleras, pasillos estrechos o zonas de paso, garajes, salas de trabajos y estancias subterráneas (tenga en cuenta las especificaciones especiales del Reglamento APQ - ITC MIE APQ 05). No debe haber botellas de gas almacenadas en vías de tráfico y evacuación. No se debería permitir el acceso de tránsito general a los almacenes de botellas de gas. Se debería prohibir el acceso al almacén de botellas de gas a personas no autorizadas. El almacén de botellas de gas ha de permanecer cerrado con llave y con las señales de prohibición de acceso correspondientes. Las áreas protegidas se deben calcular y marcar según el riesgo asociado al tipo de gas almacenado (p.ej. ATEX) y dado el caso, se ejecutarán en versión antideflagrante todos los medios de producción utilizados en el área protegida.

Hay que mantener una distancia de seguridad a instalaciones y dispositivos que pueden originar peligros como por ejemplo un calentamiento intenso. Importante: El área protegida no debe extenderse a inmuebles anexos o zonas de paso públicas. Cabe excluir del área protegida todo tipo de fosos, canales, drenajes inferiores y pasadizos subterráneos. En caso de almacenar gases inflamables, se aplica además lo siguiente: Ninguna fuente de ignición en el área protegida. Además deberá estar disponibles las correspondientes medidas de extinción de incendios y en zonas de almacenamiento de gases inflamables serán de especial importancia las medidas de evacuación.

Para el almacenamiento combinado de diversos tipos de gases al aire libre el Reglamento APQ impone menos medidas de seguridad pero el almacenamiento combinado en zonas cerradas conlleva ciertas restricciones, sobre todo cuando se retienen gases inflamables, oxidantes/ comburentes y muy tóxicos o venenosos (consultar Reglamento APQ, ITC MIE APQ 05). Respete las distancias de seguridad entre las diversas botellas de gas siguiendo las indicaciones del Reglamento APQ y de su propia evaluación de riesgos y para evitar peligros mecánicos, almacene las botellas de gas a presión en posición vertical a ser posible. En las botellas de gas licuado no se recomienda el almacenamiento en horizontal. En cualquier caso, cabe almacenar las botellas de gas en posición vertical estable (u horizontal si no es posible el almacenamiento vertical) y asegurarlas contra resbalamientos, caídas o golpes. Es necesario evitar peligros por vehículos y otros medios de producción, resultando de gran ayuda una protección anticolisión adecuada. Tenga en cuenta que las válvulas de las botellas de gas deben estar aseguradas con tapas protectoras o tuercas de bloqueo. Está prohibido el trasiego, llenado o cualquier otra manipulación de botellas de gas dentro del almacén.

Almacenamiento abierto

Por lo general, el almacenamiento abierto de botellas de gas es la mejor alternativa, porque se garantiza una ventilación suficiente de manera completamente natural. Para el almacenamiento fuera de edificios, recomendamos almacenes abiertos por dos de sus lados, o sólo por un lado cuando la profundidad del almacén (medida desde el lado abierto) no supera la altura del lado abierto. También se considera que un lado está abierto cuando se trata de una pared de malla o similar.

Los armarios y las jaulas de botellas de gas para instalación exterior ofrecen unas condiciones óptimas para el almacenamiento seguro y reglamentario de botellas de gas, ya que poseen paredes laterales en malla o rendijas en las paredes que permiten una ventilación natural. Los techados aportan suficiente protección frente a inclemencias meteorológicas. Muchos armarios y contenedores de botellas de gas incorporan además dispositivos de fijación o cadenas de sujeción, que contribuyen a evitar caídas de botellas. Otra ventaja: Por lo general, los armarios y contenedores para botellas de gas tienen cierre con llave y cumplen por ello el requisito de protección del almacén contra accesos no autorizados.

Juala de almacenamiento de cilindros

Almacenamiento cerrado

Un almacén de botellas de gas abierto o al aire libre es idóneo por muchas razones, pero no siempre es posible su instalación. Con todo, es posible almacenar botellas de gas en edificios siempre y cuando se respeten ciertas medidas de protección adicionales. Además de disponer de suficiente capacidad de impulso y retorno de aire es necesario cumplir las siguientes condiciones:

  • Los techos, las paredes exteriores y los tabiques de zonas de almacenamiento deben tener diferentes valores de resistencia al fuego prescritos por la normativa y las zonas de almacenamiento deben estar separadas de sectores contiguos mediante puertas cortafuegos con cierre automático.
  • En zonas de almacenamiento de gases inflamables solo está permitido utilizar instalaciones eléctricas y medios de protección en versión protegida contra explosiones (ATEX).
  • El revestimiento del suelo también estará fabricado con materiales de difícil combustión.
  • Entre las botellas con gases inflamables y las botellas con gases comburentes deberá existir una gran distancia o paredes cortafuegos
  • No debe haber fosos, canales, drenajes inferiores o aberturas para limpieza de chimeneas en las zonas de almacenamiento.
  • También se atenderá a la distancia entre botellas de gas a presión y radiadores (si estuvieran instalados).

Los armarios para botellas de gas a presión deben tener ventilación continua. Según la norma EN 14470-2 se exigen las siguientes renovaciones de aire para almacenar botellas de gas a presión:

Gases inflamables y comburentes: al menos 10 renovaciones de aire por hora

Gases tóxicos y muy tóxicos: mínimo 120 renovaciones / hora de aire

Almacenamiento de cilindros de gas

Se pueden almacenar ciertos recipientes de gas a presión en zonas de trabajo dentro de armarios de seguridad para aumentar la seguridad de trabajadores e instalaciones. Una opción segura para almacenar botellas de gas en zonas de trabajo conforme a la norma EN 14470-2 son los armarios para botellas de gas resistentes al fuego certificados de DENIOS, que permiten almacenar simultáneamente recipientes con distintos gases a presión y conectarlos para el vaciado. Las máximas cantidades a almacenar dependerán el tipo de gas / peligrosidad, permitiendo reducir ciertas distancias de seguridad. Los armarios de seguridad para botellas de gas a presión disponen, según el tamaño de la zona superior del armario, de conductos que permiten la extracción de gases de las botellas a presión a través de reductores de presión. Estos armarios también son adecuados para aumentar la seguridad en estancias subterráneas. Los armarios con botellas de gas a presión tipo G90 representan el estado más actual de la técnica y permiten un fácil almacenamiento, retención y extracción de botellas de gas a presión en zonas de trabajo, por ejemplo botellas en reserva.