Caso de éxito Avesco, Suiza

Un almacén de sustancias químicas en Avesco que da soluciones: reduce el riesgo de accidente, reduce la emisión de olores, mejora el aspecto del lugar de trabajo y lo amplía.

Almacenamiento y Durabilidad

«Durante una inspección sobre protección ATEX de la Surva (institución suiza del seguro de accidentes), en el interior de nuestras dependencias se enumeraron 10-15 deficiencias que no cumplían con dicha norma.  Esta circunstancia me motivó a solventar todos los problemas de un golpe.»

 Thomas Hänggi, director del proyecto en Avesco

En ocasiones, se generan cambios importantes de forma indirecta y sin intervención propia evidente. Éste es el caso de la empresa Avesco, A.G. de Langenthal en Suiza. Como comerciante y proveedor de servicios para maquinaria de construcción, ingeniería constructiva y sistemas energéticos, en las instalaciones de la empresa se realizan trabajos de pintura. Tras una inspección rutinaria de la protección ATEX de las dependencias realizada por la institución suiza de seguros de accidentes Surva, se constató que no se cumplían todos los requisitos de dicha norma. El almacenamiento de líquidos inflamables en las salas era el principal problema.

La empresa aprovechó esta ocasión para mejorar en materia de seguridad y crear un nuevo entorno de trabajo en el cual fuera posible el almacenamiento de todos los materiales necesarios. Los trabajos de mezcla y limpieza tenían que poderse realizar en la misma sala de trabajo.

Almacenar y trabajar en un mismo espacio

Las estancias en Avesco solo eran adecuadas para los trabajos de pintura, faltando, entre otros, equipos de seguridad como una ventilación. Por otro lado no existía la posibilidad de invertir en el saneamiento de la construcción existente ni en nuevas estancias.

Por lo tanto, debía llegarse a una nueva vía de solución independientemente de la infraestructura existente, siendo preciso consultar a una empresa especializada en el almacenamiento de sustancias químicas. Gracias a su amplia experiencia en el mundo de la industria, la empresa DENIOS podía tomar como referencia un amplio número de proyectos similares, por lo que Avesco entendió que DENIOS podía ofrecerle una solución global que cumpliera todos los requisitos del proyecto. Sobre un cimiento de hormigón de elaboración propia, se construyó un almacén con resistencia al fuego. La instalación cuenta con ventilación forzada y calefacción por convección y, de este modo, está perfectamente preparada para la manipulación de sustancias inflamables. Los accesorios eléctricos y mecánicos se instalan en versión con protección contra explosiones ATEX. Sobre una superficie de 16 m2 existe espacio suficiente para almacenar lacas y pinturas, realizar los trabajos de limpieza y colocar una estación de mezcla de pinturas controlada por ordenador.

La impresión del cliente: Durabilidad

Una solución externa ha transformado la rutina de Avesco. En los edificios existentes se ha creado un espacio que ya no precisa ser empleado como superficie de almacenamiento. El nuevo almacén se encuentra próximo a los edificios existentes, gracias a lo cual se establecen distancias cortas a recorrer. Simultáneamente se ha reducido al mínimo el riesgo en las oficinas, lo cual produce un efecto positivo en el ambiente de trabajo. Ya de por sí había un tráfico muy fluido de clientes en las oficinas de Avesco.

Las emisiones y olores procedentes de la piscina de nitrógeno se hacían patentes de vez en cuando y hubo también comentarios al respecto. Sin embargo, esto ya forma parte del pasado. Además, el taller de pintura da una impresión mucho más positiva como lugar de trabajo y no da ya la sensación de ser una instalación provisional. Estas cuestiones tienen también su repercusión en la motivación de los empleados. Los trabajadores se sienten a gusto en su nuevo puesto de trabajo situado en el almacén y perciben las medidas que se han tomado para garantizar su seguridad, a lo cual contribuye también la valoración del organismo Surva. Todos los requisitos se cumplieron al 99%. Se llegó a una solución casi perfecta de los problemas existentes. Esto permitirá a Avesco «ir por la buena senda» durante los próximos años en lo relativo a la solución del almacén de DENIOS.